CdM presenta El Greco en Valencia, Toledo y Nueva York

EL VIAJE MUSICAL DEL GRECO: VALENCIA, TOLEDO Y NUEVA YORK

el greco 1434Tras su muerte el 7 de abril de 1614 en Toledo, Domenicos Theotocopoulos, El Greco, quedaría casi por completo olvidado y del todo incomprendido durante casi tres siglos. El genio, que en vida no siempre fue bien entendido, no sería redescubierto hasta finales del siglo XIX. El pintor nacido en Creta (Grecia) en 1541 creó algunas de las obras más importantes de la historia, como la recientemente restaurada  El Expolio de Cristo, una obra muy inusual. Es raro encontrar ese momento (en que Jesús es expoliado) retratado en el arte. Casi tres siglos quedó El Greco en el olvido: hasta finales del siglo XIX que es cuando se le redescubrió. Después de viajar por Italia y vivir en Roma, El Greco llegaba a España. "Desconocemos las razones -es hipótesis su interés por entrar al servicio de Felipe II, con ocasión de la obra decorativa del monasterio de El Escorial- de su viaje a España, donde se encontraba ya en la primavera de 1577, en Madrid y luego en Toledo, donde contrataría con la catedral y el monasterio de Santo Domingo el Antiguo los primeros lienzos aquí documentados, el Expolio para aquélla y tres retablos para éste, de los que dos lienzos se conservan en el Prado.

En 1578 nació su hijo Jorge Manuel Theotocópuli, fruto de unas relaciones efímeras con Jerónima de las Cuevas, mujer que procedía del medio artesanal toledano. Desde esta fecha, Dominico «El Griego» reside en Toledo, de donde saldrá en escasas ocasiones, siempre por motivos laborales" cuenta Fernando Marías, experto en el pintor y comisario de una de las exposiciones más importantes de la conmemoración, El Griego de Toledo.

El programa de concierto de El Greco se presentará en Valencia, Toledo y Nueva York (Foundation for Iberian Music del CUNY, Museo Metropolitano y la Hispanic Society) el próximo mes de diciembre de 2014. Músicas para El Greco: Replanteando sonoramente la propuesta daliniana, no podría darse un adecuado fondo musical al Greco reduciéndonos únicamente a su larga y fructífera estancia hispana, pues sería éste uno solo de los “sabores” de esa compleja receta en la que deberían caber también ecos de su no menos profunda “italianización”. Como sería imposible imaginar la ausencia en la compleja fórmula expresiva del Greco de esa raíz griega que le acompañó siempre y que, incluso, le llegó a definir, por encima de su nombre, como ese inconfundible “pintor griego” (mantiendo el original mote italiano, “il greco”, del que sólo su artículo, “el greco”, fue finalmente españolizado). De este modo, reunir en una única grabación todo lo que necesita el homenaje a este hombre tejido con tres hilos musicales tan distintos sería iniciativa imposible de no contar con un conjunto tan abierto y versátil como es Capella de Ministrers que lidera Carles Magraner.   

El viaje musical de El Greco por Capella de Ministrers